Coaching de equipos en empresas familiares

Normalmente, el trabajo para solucionar los problemas surgidos en la empresa familiar se realiza desde perspectivas psicológicas, jurídicas o a través de consultorías de empresa.

Pero como comentaba en el anterior post, este trabajo resulta insuficiente para alcanzar la complejidad del fenómeno.

Un fenómeno donde conviven dos sistemas, la familia y la empresa y lo hacen como pueden.

La familia instalada desde el afecto y  la empresa desde los objetivos y la rentabilidad .

Pero, ¿Cómo podemos trabajar en este complejo sistema y poder acompañarlo?

Trabajamos a través del coaching de equipos.  Con una visión sistémica abordamos el sistema y su complejidad. En ningún caso el coaching de equipos trabaja sobre los problemas individuales, sino que lo hace como grupo, como sistema. Más allá de las conversaciónes que podamos tener con los miembros del equipo.

Pero el trabajo principal lo realizamos desde la comunicación con el grupo familiar.  Necesitamos formar con la familia, un equipo que sea el instrumento de transición, el hilo conductor que sirva para institucionalizar la empresa familiar.

¿Cómo logramos que la discusión sobre  los afectos y la discusión sobre la rentabilidad se lleven a los espacios necesarios y en los tiempos adecuados y además que se produzcan las conversaciones que hacen falta?

Con el trabajo del coach de equipos.

Lo primero que hará el coach será acompañar al equipo, observándole únicamente como sistema, hasta que éste logre el resultado esperado.

La manera adecuada de hacerlo es catalizando y sirviendo de espejo al equipo para que vea sus conductas productivas (fortalezas) entrenarlas y volver a repetirlas.

Y  improductivas, entrenarlas para que nunca más vuelvan a producirse.

Después, el coach  debe reflexionar con el equipo,  sobre aquellas creencias que no les está dando resultado para lograr el objetivo deseado, y trabajará con ellos para que juntos confíen y refuercen su inteligencia como equipo.