Del mileurismo al talentismo

La verdadera revolución de este planeta sólo tendrá lugar cuando cada uno de nosotros se haga dueño de su destino profesional . Dejar de trabajar en proyectos donde no ponemos  el corazón.

Tenemos la obligación y está en nuestro derecho, convertir nuestra pasión en nuestra profesión. Creo que nunca hemos vivido con tantas oportunidades como las que vivimos hoy.

En este sentido ye invito a hacer una reflexión. En tu trabajo (ya sea por cuenta ajena o propia) ¿Por qué crees que te pagan?

Te pagan por solucionar un problema a alguien. Normalmente vamos al foco del problema de otra persona (jef@, cliente) y dejamos aparcadas nuestras pretensiones y peticiones,  pues no le interesa a nadie.

Esta es la autentica realidad. Trabajamos para los solucionar problemas de los demás.

Cambio de tendencia

Con la globalización terminamos con el  capitalismo tradicional y damos paso al talentísmo.

Hasta hace poco nos parecía una tragedia la situación de los jovenes llamados “mileuristas”. Pues bien, ahora se está pagando por trabajar. Es decir, hay muchos profesionales que cobran por desarrollar su talento y demasiadas personas genericas.

Por tal motivo tenemos que ser intensivos en sacar y conocer nuestro talento. Porque en un mundo donde tenemos de todo, ya no pagamos a alguien genérico como hace 30 años. Si descubro mi pasión puedo convertirme un experto en ese área.  Así permitirá convertir mi pasión en mi profesión.

¿Qué valor diferencial voy a ofrecer para no ser una persona genérica?

Si no te va tan bien como deseas puedes plantearte la siguiente pregunta, ¿Qué problema no estoy solucionando?