La falsa exaltación masculina

Más que nunca necesitamos mujeres que dirijan nuestras empresas. Necesitamos mujeres que transmitan emociones, sentimientos y fuerza. El avance es importante pero insuficiente. El mayor peligro para las mujeres es la resignación y la aceptación a que las cosas "son como son".

Esos 17% de representación femenina frente a sus compañeros acorbatados. Ese 24% menos de salario percibido.

Parece que los expertos economistas y empresarios son conscientes de que las compañías españolas no han asumido aún el cambio social que supone incorporar de pleno a la mujer en el mundo laboral.

El empresario Javier Scherk, autor de varias publicaciones sobre el mundo comercial,  afirma que, «La empresa que hoy en día no valore a las mujeres, morirá en un futuro inmediato. Pobre de aquel que no esté rodeado de féminas por todo lo que aportan y porque son la mitad de la sociedad».

Declarado como admirador de las mujeres, considera que este atraso se debe a «la torpeza de las compañías». «Venimos de empresas manejadas por hombres que a su vez han elegido a hombres como compañeros de trabajo»

A pesar de los avances producidos, aún queda mucho por hacer. Existe como una aceptación de una parte de la sociedad (hombres y mujeres), donde se piensa que las cosas "son como son".

Y muchos hombres sobre todo "instalados" en la gran empresa, con altos cargos ejecutivos, con posibles influencias a las instituciones públicas, parece que se aferran al sillón de un despacho acomodado.

Y así, sin levantar mucho la voz mediante una "falsa exaltación" a la mujer en medios públicos y privados, pretenden de ese modo frenar su avance y que ellas puedan ocupar sus intocables puestos.

En este sentido la Directora de Marketing y ventas de Vodafone España  Ana Delgado, afirma que el principal problema no reside tanto en que las mujeres tengan un sueldo inferior en el mismo puesto, como en el hecho de que ocupen menos puestos de responsabilidad que sus compañeros masculinos. «Cuando eliminemos los prejuicios inherentes a entregar un puesto directivo a una mujer, los sueldos también se equipararán», señala.

"Lo que verdaderamente se esconde detrás, es esa cantidad enorme de prejuicios del pasado sobre la figura de la mujer que se enmascara bajo una falsa exaltación a las mujeres"

Luis Amor

Sígueme en las redes