Transmisión de valores familiares

Considero que la participación de la mujer en puestos directivos en la empresa familiar es todavía insuficiente. Aunque hay que reconocer que hay una diferencia positiva en comparación con las empresas no familiares.

La diferencia principal es que al pertenecer a la familia, elimina algunas barreras para acceder a determinados puestos.

No obstante esto no implica que se eliminen los obstáculos que tienen las mujeres para obtener poder y reconocimiento en el ámbito de la empresa familiar, ya que, normalmente su desempeño no se ve equiparado a su implicación en puestos de dirección.

De lo que no hay la menor duda duda es que la mujer es una pieza importante en el organigrama de la organización, donde más allá de la jerarquía que representa y de las funciones que realiza, tiene especial relevancia las relaciones informales que realiza así como la parte afectiva de la empresa.

Sin olvidad a que es un tesoro para preservar los valores familiares, confirmando así su capacidad de generar capital familiar., entendido como los valores, normas y creencias moralmente aceptadas en las que se reúnen los miembros  de la unidad familiar.

Este papel socializador de la familia sobre la mujer, provoca que ésta asuma un perfil claramente orientado a los recursos humanos conforme a los roles transmitidos en el núcleo duro de la familia.

De ahí que, aunque no se pueda justificar,  la participación de la mujer en la empresa familiar  y más concretamente en los órganos de dirección  y puestos directivos , adopta una posición “condenada” a desarrollar un papel meramente secundario ( de hija o esposa).

La convierte así en la  en catalizadora de emociones, aglutinadora de consensos y solucionadora de conflictos, generalmente supeditada a una cultura propia de las empresas familiares fuertemente ligada a los valores del fundador/a.

Como conclusión el papel tradicional de la mujer como transmisora de valores familiares, resulta un factor moderador de la implicación de la familia en la empresa o, lo que es lo mismo, la potencialidad de la familia para influir en la empresa.