Las sonrisas con trampa en la red

Las sonrisas con trampa en la red

Sonrisas con trampa en la red

Las sonrisas con trampa en la red

Redes sociales plagadas de palabras motivantes y frases encantadoras. Algunas de ellas inspiran, sensibilizan y otras humedecen los ojos de algún navegante sensible.

Con intención o sin ella, en la mayoría de los casos, solas se quedan en la red, como una triste frase anónima, vacías de acción, como un caramelo sin sabor. 

Frases con mensaje de amor y libertad que pasan de puntillas en la red y son compartidas a la velocidad de un rayo, como si quemaran en las manos.

Para muchas personas, las redes sociales  son una herramienta de comunicación, para otras son el cobijo emocional perfecto. La frustración, la impotencia, la tristeza y la soledad son sentimientos principales que cubren un manto de vidas insatisfechas.

Vidas que se ocultan tras una pantalla, que buscan mediante la falsa apariencia, ser aceptados en un grupo y que publican fotos sorprendentes con una sonrisa con trampa y esperan como si de un “oscar ” se tratara,  la preciada estatuilla del “like”, premio al mejor disfraz. 

Síguenos en las redes

¿Te ha gustado este post?

Diferencias entre Coaching & Psicología

Diferencias entre Coaching & Psicología

Diferencias entre Coaching & Psicología

Son muchas las personas que me preguntan en mis sesiones  por la diferencia entre el coaching y psicología.  Para disipar estas dudas, he apuntado con ejemplos algunas de ellas que espero que pueda ayudarte.

1- Si un chico acude a un profesional para que le ayude y este le cuenta que está siendo acosado en el colegio, que tiene pesadillas por las noches, se siente muy frustrado y con ganas de llorar todo el día. Este es un trabajo de psicología.

Si este mismo chico lo que quiere es ser capaz de integrarse dentro de la clase, tener mayor iniciativa y poder solucionar los temas por sí mismo, estamos ante un claro trabajo para el coaching

2- Si una persona quiere mejorar su relación con su pareja, pero se siente anulada y frustrada, sin fuerzas y además tremendamente culpablees un trabajo de psicología. Si embargo, si quisiera mejorar la relación con su pareja aprendiendo nuevas formas de comunicación, con mayor asertividad y compromiso, para tener mayor calidad de vida  junto a ella, es un trabajo para el coaching

3- Si una persona se levanta un día tremendamente triste, le cuesta una odisea salir de casa y al día siguiente lo único que le apetece es estar tumbada en el sofá, es más bien un trabajo para la psicología. Por el contrario, un día se levanta con pocas ganas pero otras va trabajar contenta y lo que quiere es ser capaz de demostrar lo que vale, siendo dueña de su propia vida, es un trabajo para el coaching.

Como puedes comprobar, sí existen diferencias entre psicología y coaching. La psicología incide bastante en el pasado del paciente. Trata patologías claramente y por medio de terapias se enfoca en  trastornos de la psiquis. 

El coaching, parte desde la situación presente , por medio de las sesiones, acompaña al cliente a que este encuentre sus propios recursos para  desbloquearse en su vida y a ser capaz de tomar decisiones y a encontrar opciones que antes desconocía, para conseguir sus propias metas. 

¿Te ha gustado este post?

Queremos mejorar cada día

Suscríbete a mi canal. Sólo te enviaré contenido interesante para ti

Si prefieres, puedes seguirnos en las redes

Cuando el aliado se llamado ego

un aliado llamado ego

Cuando el aliado se llamado ego

¿Qué es el ego?. La RAE dice que es la valoración excesiva de uno mismo. Si salimos a a calle nos damos cuenta de lo que en realidad es el ego. Una parte del ser humano con muy mala fama. Precisamente por eso y por su desconocimiento, se piensa que el ego se puede eliminar y es justo es lo contrario. Podemos conseguir que sea nuestro aliado porque en realidad esa es su función primaria.

La función del ego es avisarnos cuando vamos en contra de nuestra esencia, en contra de lo que somos. Nos avisa cuando nos alejamos del amor. Cuando nos emperramos en tener razón siempre, estamos renunciando a ser felices. Cada vez que nos enfadamos, entramos en ira, en miedo,  o desden, ese es nuestro ego.

No nacemos con un mal ego. Este se va transformando en nuestro enemigo a en la medida que nosotros nos desconectamos de nuestra identidad. Y tiene su origen con la educación de nuestros padres, abuelos, educadores y la sociedad cuando no nos da espacio para que seamos lo que queremos ser.

Fuera, en la calle, hay personas que critican o están siempre de mal humor, o no se fían de nadie. No se fían porque en realidad de quien no se fían es de ellas mismas. Y lo están espejando fuera.

Pero lo fácil es poner en el de enfrente la culpa de nuestra situación en vez de hacernos cargo y responsabilizarnos nosotros.Sólo cuando lo hacemos y lo pensamos nos damos cuenta de cuál ha sido el motor, el detonante que nos ha llevado a esta situación.

Es ahora cuando el aliado se llama ego Por lo tanto, el ego no es malo ni bueno. Es como un semáforo en ámbar que nos avisa  cuando nos estamos alejando de nuestro ser y de nuestro amor. Nos avisa para decirnos que tenemos una carencia o algo en nuestra vida que tenemos que sanar. 

Síguenos en las redes

¿Te ha gustado este post?

Queremos mejorar cada día

Suscríbete a mi canal. Nosotros sólo enviaremos contenido interesante para ti